Ciencias Informaticas

ley de pareto


Es aquella que está directamente relacionada con el 80/20.

Es posible que hayas escuchado algo de ello al respecto, o que incluso la apliques día a día. Sin embargo hoy veremos una buena manera de aplicarla en nuestra vida personal para maximizar nuestra productividad y mejorar nuestros resultados.

La ley de pareto dice que el 20% del esfuerzo genera el 80% de los resultados.

Pareto (que es el apellido de quien postuló esta ley) descubrió con experimentos que esta ley aplica a montones de situaciones en la vida real, y que si bien en muchas ocasiones puede que no sea un 20% o un 80% exacto (podría ser 23% y 79%) que por lo regular esos valores se encuentran al rededor de 20 y 80.

Lo más interesante de todo es la cantidad de situaciones en las que aplica, como veremos a continuación. Aprender a aprovechar esta ley puede brindarnos grandes beneficios y reducir nuestro esfuerzo.

Una forma más general de la Ley de Pareto podría ser la siguiente: El 80% de las consecuencias proviene del 20% de las causas.

Pareto se dio cuenta que el 80% de los patrimonios de su país, eran propiedad del 20% de la población. A través de los años también observó este interesante efecto en diferentes aspectos tales como:

El 20% de las personas que conoces te proveen el 80% de soporte y satisfacción (amistad, amor… etc)
El 20% de los clientes generan el 80% de los ingresos de un negocio
El 80% de tu éxito depende del 20% de tu esfuerzo
El 20% de los ejercicios que realices le significarán un 80% de beneficios a tu cuerpo

La ley de Pareto nos da entonces un buen punto de partida y el mejor consejo que podemos aplicar de dicha ley es el siguiente:

No trates de hacer más. Simplemente haz más de lo que funciona.
–Juan Sebastián Celis Maya

El 20% de nuestros pensamientos crean el 80% de las manifestaciones que realizamos, por lo que si controlas tu forma de pensar optimizando al menos un 20%, ya tienes asegurado el 80% de tu éxito al menos manifestando lo que deseas.

Por otro lado, si detectas exactamente y en diferentes aspectos de la vida cuáles son esas acciones que componen tus 20%, hacer más de eso que funciona, sin duda alguna te traerá muchos beneficios.

Supongamos que en tu empresa el 20% de tus clientes son ideales y que te generan el 80% de tus ingresos. Si pudieses conseguir más clientes como esos y deshacerte de los demás (luego de atenderlos bien, claro), la regla de Pareto seguiría aplicando igual, un nuevo 20% de tus clientes generaría un 80% de tus ingresos, pero este 80% sería mucho más grande debido a que los clientes ya se componen en calidad y no en cantidad.

¿Cómo Saber Si Estamos Trabajando En Ese 20%?
Lo más importante de la Ley de Pareto y la mejor forma de aprovecharlo, es enfocar esfuerzos y concentración en el 20% de las actividades y situaciones de la vida.

Sin embargo muchas veces no es tan fácil saber si efectivamente nos estamos enfocando en dicho 20%, para lo cual he aquí algunos consejos a tener en cuenta.

Si estás trabajando en tu 20% entonces:

Te sientes bien porque estás haciendo lo que te gusta (o lo que siempre has querido hacer) o simplemente sabes que eso contribuye al logro de tus propósitos.
Estás realizando tareas en las que sabes que procrastinarías pero al ser tan esenciales esto no llega a ocurrir.
Delegas tareas que no son realmente tan importantes.
De igual manera, si no estás aprovechando tu 20% entonces ocurrirá lo siguiente:

Estarás haciendo lo que otras personas quieren que hagas.
Estarás haciendo cosas para las que no eres bueno.
Estarás haciendo cosas que no te gusta hacer (como ir a trabajar, que por otro lado no contribuye con tus propósitos y objetivos de vida)
Estarás haciendo cosas que normalmente tomarán mucho esfuerzo y energía de tu parte.
Con un poco de esfuerzo y la aplicación de la Ley de Pareto, podemos ahorrar un montón de energía física y emocional para concentrarnos en cuestiones importantes que realmente enriquezcan nuestra vida.

Finalmente, algo importante a tener en cuenta es que la Ley de Pareto también funciona al revés, de modo inverso. Así como el 20% de tus clientes generan el 80% de tus ingresos, el 80% restantes de tus clientes supondrán tan sólo el 20% de tus ingresos.

El 20% de tus ingresos será el resultado del 80% de tu esfuerzo, por lo que es importante que te replantees la manera como optimizas estas cuestiones para que de esa forma tus esfuerzos disminuyan.

El 80% de las personas te reportan el 20% de beneficios, por lo que ten cuidado con quien te rodeas, y pasa más tiempo con el 20% verdaderamente importante.

El 80% de los libros que leas sólo te servirán en un 20%, así que aprovecha para leer mejores libros y aumenta los alcances de tu 80% de resultados.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: